domingo, 1 de enero de 2017

Un viejo que leía Novelas de amor


Comentario por: Gloveta

El lenguaje tan agradable que usa Luis Sepúlveda en esta novela, hace que uno se encariñe rápidamente con ella, y de allí su éxito en lograr convertirse en best seller, con más de 18 millones de ejemplares vendidos desde su aparición (1989). Es una reflexión acerca de lo que hace el ser humano con la selva y en general con la naturaleza, el continuo desbastar, el atropello a los animales salvajes, la destrucción ecológica de nuestro mundo. Todo salpicado de una novela de amor en medio, o mejor, de la lectura de novelas de amor, de parte del protagonista Antonio José Bolívar Proaño, quien a pesar de su bajo nivel de escolaridad y de no poder leer al ciento por ciento, hace su mejor esfuerzo para gozarse estas novelas, las cuales sufre y llora.

Cómo llega un viejo habitante de un caserío, El Idilio, un pueblo remoto en la selva ecuatoriana, donde habitan los indios shuar, a aficionarse por este tipo de libros, cómo pudo hacer la escogencia por este género literario, quién le consigue los libros, es parte de la trama. Pero también lo es, y es lo más importante, conocer a los indígenas shuar, su hábitat, cómo cazan, cómo viven.


Este libro denota un gran conocimiento de la selva, haber vivido en ella y haber sufrido en carne propia sus desafíos. Muy buen libro, por el cual el autor se ganó el Premio Tigre Juan (1988) entre otros. Lectura recomendada.


No hay comentarios:

Publicar un comentario